SANACIONES EMOCIONALES

       LAS 5 HERIDAS DE LA INFANCIA

Desde la primera  infancia (de los 0 a los 7 años) adquirimos las 5 heridas básicas; estas heridas nos acompañan a lo largo de nuestra vida y se van fortaleciendo cada vez que experimentamos una situación similar a aquella que nos la creó.

Estas heridas son:

  • Herida de injusticia
  • Herida de traición
  • Herida de rechazo
  • Herida de abandono
  • Herida de humillación

Aquí hago un pequeño resumen de cada una de ellas y cómo las podemos identificar.

HERIDA DE INJUSTICIA:

Los niños que vivieron situaciones  de injusticia cuando son  adultos son muy rígidos, son muy exigentes consigo mismos y con los demás; este tipo de herida se genera normalmente con el progenitor del mismo sexo.

Sus pensamientos y forma de ver la vida, es  de perfeccionismo y de justicia, les cuesta tomar decisiones por temor a equivocarse, viven en una constante inconformidad.

 

HERIDA DE TRAICIÓN:

Los niños que sufrieron traición, de adultos son muy controladores, está herida se hace más fuerte con el progenitor del sexo opuesto; estos personas son autosuficientes, controladoras y les cuesta confiar en los demás, son intolerantes e impacientes, se decepcionan con facilidad.

 

HERIDA DE RECHAZO:

Los niños que sufrieron rechazo, de adultos son huidizos, hay tendencia a las drogas o el alcohol para escapar de su realidad, son depresivos y poco sociables, este rechazo lo viven desde el interior no sienten apego por casi nada material.

 

HERIDA DE ABANDONO:

Los niños que sufrieron abandono, son muy dependientes, generan normalmente un patrón de víctimas, le temen a la soledad aunque casi siempre están solos y  buscan el apoyo constante.

 

HERIDA DE HUMILLACIÓN:

Estos niños cuando son adultos son masoquistas emocionales, ésta herida se hace muy fuerte con la madre; este tipo de humillación puede ser en cualquier ámbito de la vida, su temor más fuerte es sentir que nadie los necesita, les gusta buscar motivos para avergonzarse.

Estos son a  grandes rasgos  los síntomas de las 5 heridas básicas, todos tenemos alguna herida que está constantemente pidiendo que la sanemos. Es importante escuchar, identificar y decidirse a sanar.

 

SANAR TUS HERIDAS ES RECUPERAR TU BIENESTAR

Estar bien emocionalmente representa estar bien físicamente, desde pequeños tenemos una serie de “heridas”, venimos almacenando emociones y sensaciones que se nos van acumulando como un nudo en nuestro interior; así es como estamos con constantes tristezas, dolores he incomodidades continuas.

Todo esto lo podemos solucionar sanando los fuertes estados intensos que hayamos vivido en el pasado (rabias, decepciones, frustraciones, sensaciones de abandono, pena, melancolía, esfuerzos no recibidos etc)  sanar esas heridas es bastante gratificante y saludable aunque a veces no es fácil.

Es un proceso que va en ocasiones muy rápido y en otras no tanto dependiendo de lo receptivo que se esté en cada  momento.

La verdad es una experiencia única y el mejor puente para la salud física ya que finalmente es el cuerpo el que expresa todo lo que tenemos guardado a nivel emocional.

UN DOLOR FÍSICO ES LA PARTE FINAL DE UNA PROBLEMA EMOCIONAL

Esa es mi misión apoyarte en ese proceso guiarte para que encuentres toda situación que consciente o inconscientemente te esté paralizando el avance hacia la vida que quieres, hacia el bienestar.

¿Te gustó mi publicación?
Recibe tu regalo Gratuito

Gracias por su visita, ¡hasta pronto!